La Comisión Europea ha aprobado hoy un cuarto contrato con las empresas farmacéuticas BioNTech y Pfizer, que prevé la compra inicial de 200 millones de dosis en nombre de todos los Estados miembros de la Unión, además de la opción de solicitar hasta 100 millones de dosis adicionales, que se suministrarán una vez que la vacuna haya demostrado ser segura y eficaz contra la COVID-19.

El contrato de hoy con la alianza BioNTech-Pfizer se suma a la amplia cartera de vacunas que se producirán en Europa, que incluye los contratos ya firmados con AstraZeneca, Sanofi-GSK y Janssen Pharmaceutica NV, y las conversaciones exploratorias concluidas con éxito con CureVac y Moderna. Esta cartera diversificada de vacunas garantizará que Europa esté bien preparada para la vacunación, una vez que se haya demostrado que las vacunas son seguras y eficaces.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha declarado:  «Tras prometedor anuncio del lunes de BioNTech y Pfizer sobre las perspectivas de su vacuna, me complace anunciar el acuerdo de hoy con la empresa europea BioNTech y Pfizer para comprar 300 millones de dosis de la vacuna. Con este cuarto contrato estamos consolidando una cartera extremadamente sólida de vacunas experimentales, la mayoría de ellas en fase de ensayos avanzada. Una vez autorizadas, se desplegarán rápidamente y nos acercarán a una solución sostenible de la pandemia».

Stella Kyriakides, comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, ha declarado: «Una vacuna segura y eficaz es la única estrategia duradera para salir de la pandemia y está en el centro de nuestra estrategia europea en materia de vacunas. El acuerdo alcanzado hoy se deriva de los prometedores indicios preliminares de los resultados de los ensayos clínicos y es una prueba más de nuestro compromiso de proporcionar buenas condiciones de salud a la mayor parte posible de Europa. Es un ejemplo muy ilustrativo de lo que la Unión puede lograr trabajando conjuntamente, como Unión, y una muestra de lo que una futura Unión Europea de la Salud será capaz de ofrecer».

La Comisión ha tomado la decisión de respaldar esta vacuna basándose en una sólida evaluación científica, en la tecnología utilizada, en la experiencia de las empresas en el desarrollo de vacunas y en su capacidad de producción para abastecer a toda la Unión.