Durante 2018, el volumen de negocio generado por el Ecommerce superaba los 40.000 millones de euros, una cifra muy superior a la de otros sectores tradicionales, que si bien podemos interpretar como un síntoma de madurez, no debe llevar a error puesto que aún quedan oportunidades por explorar/explotar y así hacer crecer nuestros negocios.

Hablamos de “oportunidades” porque no son pocas las vías para conseguirlo, bien sea por la tecnología utilizada, el modelo de transacción o el modelo de ingresos utilizado, ya que cada uno de ellos, esto se presenta como una oportunidad a la que no se debe perder de vista.

Las empresas que sean capaces de descubrir los límites tecnológicos de la innovación, serán capaces de distinguir su Ecommerce de la competencia y no son pocas las soluciones tecnológicas disponibles, ya sea la realidad aumentada o la realidad virtual aumentada, las plataformas de experiencia digital o la tecnología blokchain, todas ellas con un alto grado de potencial de desarrollo.

En segundo lugar y si nos guiamos por el modelo de ingresos, los ecommerce pueden apostar por el pago aplazado, la suscripción, afiliación, venta directa,… La venta a plazos por ejemplo, genera ingresos adicionales con los intereses devengados.

Por último, pero no menos importante, hablamos oportunidades a nivel de transacción. La presencia digital no es una opción para las empresas, es una necesidad porque el cliente ha variado sus hábitos de compra y antes de ir a la tienda física, lo hace visitando la web. Desaprovechar las oportunidades que generan las nuevas tecnologías es un grave error ya que supone desaprovechar las oportunidades surgidas de la combinación de distintos modelos: B2B, C2C, C2B…, por no hablar de las que genera la mezcla de distintos canales, utilizando intermediarios para llegar al cliente final, lo que conocemos como modelos B2B2C.

En resumen, más importante que las características técnicas de un producto es explicar el problema que resuelve el producto y nuestra web debe tener un valor clave en este sentido. Mejorar la “costumer experience” para incrementar nuestras ventas y clientes, también se antoja como una necesidad y para eso, es necesario que mejoremos nuestra experiencia digital, pero para ello, tenemos que ser capaces de solucionar los problemas a los que se enfrentan los clientes, hemos de ser capaces de aumentar el valor de lo que ofrecemos.

En definitiva, tenemos que ser conscientes que en el mundo del Ecommerce no está todo inventado y aún quedan oportunidades que desarrollar, desde soluciones logísticas, a nuevos canales de ingreso,…