El potente sector agroalimentario andaluz (con Almería a la cabeza seguida de Sevilla y Huelva) lo vuelve a hacer y logra un superávit de 4.733 millones de euros durante los 7 primeros meses del año y a pesar de las dificultades generadas por la pandemia, lo que confirma su buen hacer al acaparar casi el 25% de las ventas españolas en el exterior.

 Así, las exportaciones agroalimentarias andaluzas lograron alcanzar los 7.225 millones de euros en el periodo antes referido (enero a julio de 2020), mejor registro histórico desde que existen datos homologables para dicho periodo (1995) lo que como decíamos le ha permitido no sólo mantener el liderazgo a nivel nacional, sino también, aportar 4.733 millones a la balanza comercial positiva de la economía regional, al importar por valor de 2.492 millones lo que supone una tasa de cobertura del 290% frente a la media nacional del 152%.

De los 31.215 millones de euros vendidos por España al exterior entre enero y julio del presente, lo datos disponibles hablan que el 23,1% de dichas ventas proceden de Andalucía, seguida a más de 2 puntos por Cataluña (20,8%) y más de 10 puntos por la tercera región exportadora, la Comunidad Valencia que se queda en el 13% de las ventas. Esta información por tanto viene a reforzar el importante papel del sector andaluz, que se ve reforzada como líder en la exportación de alimentos y bebidas de España.

 Por partidas, en el periodo estudiado se observa un crecimiento de ventas de 7 de los 10 primeros capítulos exportados por el sector agroalimentario andaluz, que un año más vuelve a liderar la posición en el sector hortícola y crece casi un 8% respecto al mismo periodo del año anterior alcanzando los 2.109 millones y un 29,2% del total, seguido del sector frutícola con un aumento del 2,2%, ventas por valor de 1.948 millones (27% del total) y el aceite de oliva que a pesar de alcanzar los 1.322 millones de ventas (18,3%) presenta una bajada respecto al ejercicio anterior del 9,4% como resultado de la depreciación en los mercados a pesar de haber crecido en ventas totales por toneladas.

A más distancia se sitúan las conservas vegetales y cereales y productos de molinería (4º y 5º respectivamente) con ventas de 446 millones (6,2%) y 187 millones (2,6%) que en e caso de las conservas suponen una bajada del 6,4% y un incremento del 11,4%. En sexto lugar nos encontramos al sector de carnes y despojos congelados (con un 50% más de ventas hasta los 168 millones, el 2,3% del total de las exportaciones) completando este listado otras grasas y aceites con 142 millones (2%), y un incremento del 19,4%, pescados y mariscos, con 115 millones (1,6%) y un descenso del 25,5%, continuando con preparaciones alimenticias diversas, con 93 millones (1,3%) y un ascenso del 2,5% y plantas vivas y productos de floricultura, en décimo puesto con 93 millones (1,3%) y un alza del 8,5% para cerrar los 10 sectores principales por volumen de facturación.

Por mercados Europa sigue siendo el principal destino con Alemania (19%), Francia (13,2%), Reino Unido (10,7%), Italia (8,4%) y Países Bajos (7,2%) aunque estos dos últimos han descendido respecto al ejercicio anterior.

 Mención especial merecen Asia, África y Oceanía que muestran crecimientos muy significativos destacando China (+31%), Marruecos (+37%), Australia (+24,2%) y Arabia Saudita (+15,8%), datos todos ellos que confirman el buen hacer de un sector que a pesar de la crisis desatada por la pandemia, continua teniendo una excelente salud.